A menudo nos encontramos con paredes o techos manchados por la humedad…Además de su aspecto estético, está también el de la salud.

En este post daremos algunas pistas sobre el tema.

La humedades son un problema que se da principalmente por dos causas: por la presencia de agua directa o bien por condensaciones que se producen en el interior. Cuando hay agua directa la primera medida es analizar de dónde proviene: puede ser que haya una fuga en la cubierta o en otro elemento (bajante, tubería…) o bien que el agua se presente en el subsuelo (solo en plantas bajas).

Una vez detectada la procedencia, hay que ir a resolver el problema.

  1. ESTRUCTURA

En los casos de agua directa por fuga de algún elemento sencillamente se actúa de modo puntual. Hay que valorar, antes de intervenir, si la presencia de agua ha podido deteriorar algún elemento estructural i repararlo convenientemente antes que nada.

A veces la presencia de agua nos ha advertido de graves deficiencias en la estructura y, más que reparar, ha sido necesario cambiar parte o toda la estructura (no hace mucho fue necesaria la substitución total de la cubierta: claro que se trata de un caso extremo, pero el agua puede hacer mucho daño si no se actúa a tiempo).

Primer_Post_Humedades_Arquitectura_Argemi_Ballbe_Estructura_1

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *